Make your own free website on Tripod.com

Quienes somos en Encuentro de Promoción Juvenil

Somos un movimiento Diocesano de jóvenes Chalacos comprometidos con Cristo en la misión de vivir el Evangelio y llevar esta vivencia a otros jóvenes.

Tenemos reuniones semanales de preparación, de crecimiento y oración lo que nos permite llegar a los Encuentros llenos del Espíritu para vivir intensamente el mensaje de Cristo y ser instrumentos suyos frente a los participantes.

Nuestro compromiso es con la Iglesia Chalaca y con los jóvenes a quienes les llevarlos a vivir un encuentro con ellos mismos, con los demás y con Dios. Para que después de la vivencia puedan integrarse a grupos cristianos de las diversas Parroquias de nuestra Diócesis, según su carisma o, si llegaran a considerarlo necesario, a formar nuevos grupos.

El encuentro está abierto para jóvenes VALIENTES, entre 20 y 30 años, que no tengan temor de encontrarse.

¿Qué es el EPJ?

Es una respuesta a una juventud cristiana en marcha. Define a la juventud en el paso por la encrucijada de la vida frente a las diversas alternativas y problemas posibles. El EPJ busca la PROMOCIÓN humana y cristiana del joven por lo que el EPJ es ¡descaradamente cristiano! Mas que dar normas, el EPJ es formador de criterios donde el joven tenga una capacidad crítica de la realidad circundante y gestor de su destino.

El año de formación del EPJ es 1967 (CELAM), en Bogotá - Colombia

El primer EPJ en el Perú se realizó en el Callao. Posteriormente un grupo de personas lo fueron llevando a diversas Parroquias del Perú

Principios

 

Ideología

La primera promoción del joven en el EPJ, es el de las ideas, particularmente hoy, que le toca vivir un mundo cada vez más pluralista y contrastado. Serán ideas fundamentales, ideas concretas y estructurales.

Las fuentes ideológicas del EPJ son: las Sagradas Escrituras; El Catecismo de la Iglesia Católica, los Documentos de la Iglesia (Vaticano II, Rio de Janeiro, Medellín, Puebla, Santo Domingo y la Realidad, como noticia y como Teología.

En los mensajes, hay frecuentes referencias a los textos conciliares y siempre teniendo como punto de partida, la realidad, los hechos. El EPJ no presenta a DIOS, la Iglesia y el Mundo en un estudio aislado, teórico y pasivo, sino que lo presenta en nuestra realidad, comprometidos todos a transformar el mundo y consagrarlo a DIOS.

Para llegar a esta meta, se ha tenido en cuenta los principios siguientes que constituyen los presupuestos ideológicos fundamentales del EPJ:

1.Concretar el contenido del cristianismo

En los jóvenes es frecuente la "intoxicación" de ideas por falta de esquemas de pensamiento o criterio.

En la edad en que los jóvenes asisten al EPJ, necesitan reformular el sentido global del Cristianismo; presupuesto necesario para que cada una de sus partes pueda ser realmente entendida y realizada. El Cristianismo es Cristo; sus ideas y su persona; El es la Palabra Encarnada; a través suyo todo se explica ideológicamente. Cristo es el tronco de la Vid Verdadera (Jn. 15,1). Y como dice San Pablo, "Todo en El toma coherencia" (Col. 1, 17). Jesucristo constituirá pues, la razón del Encuentro.

2. Evitar la dicotomía entre la ciencia y la fe

Es necesario dar a los jóvenes una visión coordinada de las verdades vistas en forma parcial en un curso de Religión y hacerles ver cómo estas verdades se relacionan con las demás disciplinas y cursos estudiados.

¿Qué tiene que ver el cristianismo con las matemáticas, las ciencias, la historia o la evolución?. Son preguntas que el estudiante se hace a menudo, y es entonces que afloran las dudas y las crisis de fe. Para muchos, es fatal el pase a la Universidad. Estas son crisis que el Encuentro tendrá muy presente a cada momento. Debemos hacer ver la complementación existente entre la ciencia, que es el estudio o conocimiento de las leyes de la materia; la sabiduría, que según Cicerón es: "El arte de saber vivir" y la fe, que es la que da sentido y trascendencia a toda la existencia, el hombre, la sociedad y el cosmos.

Objetivos del EPJ

1. Promover a los jóvenes a la realización de su Vocación Integral

La vocación es el programa de existencia o ideal que fundamenta la vida del hombre. Esta vocación es integral, es decir humana y divina; realizar ambas paralelamente, significa cumplir el Plan de DIOS sobre el hombre, (Vocación a la Santidad).

El EPJ promueve que la juventud que se halla en busca de la opción vital fundamental, sepa encausarla dentro de la vocación común fundamental divina.

2. Promover a los jóvenes a la libre Opción a la Fe

Otros actos característicos de esta opción vital fundamental, que todo joven tiene que realizar, es la adhesión personal a la fe. La aceptación de la fe hecha en la niñez por sus padres en el Bautismo, ya no es suficiente, tiene que reaceptarla. La juventud es el momento en que la persona se replantea todos los valores vitales para las grandes opciones. La religiosa no es la de menor importancia.

El EPJ va a la evangelización de los jóvenes; busca que tomen conciencia de las verdades reveladas como valores y descubran a Cristo como Persona, como héroe, Pascua y amigo.

3. Promover al joven a un servicio de liderazgo en sus grupos y comunidades

Es obvio que la vocación no es un brote de salvación individual.

El otro objetivo del EPJ es la Promoción Apostólica. Cuando un joven no es conquistador, es conquistado; está hecho para la acción; así como todo el mundo necesita del grupo para realizarse, con mayor razón los jóvenes.

Vocación y grupos son correlativos. La promoción social apostólica aquí, es grupal y la favorece en todos los niveles del Encuentro. Busca la realización de jóvenes líderes comunitarios y de grupos juveniles, cuando éstos constituyen un núcleo de comunidades de base. La línea a seguir en toda promoción apostólica juvenil, la determina claramente el decreto de los seglares: "Los jóvenes deben convertirse en los primeros e inmediatos apóstoles de los jóvenes". Los obispos latinoamericanos constatan al mismo tiempo, que la tendencia a reunirse en grupos o comunidades, se convierte cada vez más fuerte, dentro de la dinámica a los movimientos juveniles y, en consecuencia, recomiendan que se favorezcan sus esfuerzos en la formación de líderes de la comunidad. Todo esto, lo tiene muy en cuenta el EPJ.